jueves, 21 de agosto de 2014

Comunicado por la libertad y absolución de Alfon y todos los detenidos del 14-N de 2012




El próximo día 18 de septiembre, Alfonso Fernández "Alfon" se enfrenta al juicio-farsa que buscará arrancarle su libertad. La libertad de un jóven del barrio de Vallecas (Madrid). La libertad de un joven que, como otros muchos, no se conforma con las migajas que el capitalismo más salvaje concede a los trabajadores y trabajadoras del Estado Español.

Alfonso se preparaba para participar en los piquetes de la Huelga General del 14 de Noviembre de 2012. Solía hacerlo cada año con su familia. Pero esa mañana unos agentes de paisano le identifican junto a Daira, su novia, y sacan de entre unos matorrales una bolsa con una especie de artefacto con gasolina. La policía detiene a ambos jóvenes inmediatamente.

Pero en esta rocambolesca historia empezaba a no encajar nada. Nadie vio a Alfon ni a su pareja tirando la bolsa y no apareció ni una sola  huella dactilar de los acusados en la misma. Sin embargo, la decisión judicial fue sorprendente: Prisión preventiva para Alfonso.

La respuesta social fue inmediata: Manifestaciones, concentraciones, conciertos... en definitiva, una campaña solidaria a nivel estatal, e incluso, internacional, que situó el caso de Alfon en el punto de mira de los medios de comunicación. Además ponía en primera plana el debate acerca de los presos políticos en el Estado Español. Un Estado de dudoso talante democrático, que no rompió jamás con el franquismo y que lleva ocultando la existencia de estos presos desde 1939.

No contentos con su ingreso en prisión, el aparato represivo del estado califica a Alfonso como preso potencialmente peligroso y lo interna de facto en el régimen FIES. Esto supone un riguroso control de las comunicaciones (Las cuales se ven sustancialmente reducidas) y un constante cambio de módulo y rutina para el  preso. En definitiva, buscar amedrentarlo, agotarlo física y mentalmente. De nuevo quedaba al descubierto la naturaleza represiva del Estado Español. Los  numerosos presos políticos son peligrosos. Y no porque hayan cometido crimen alguno, sino por su carácter combativo y revolucionario. Por eso intentan someterles con este régimen penitenciario terrorista. Incluso amenazaron al joven con trasladarlo a Canarias si sus "camaradas" no dejaban de protestar en las calles.

Finalmente, tras la campaña de solidaridad y presión social y, ante la evidencia del montaje policial, el día 9 de Enero Alfonso queda en libertad con cargos. Pero aquí no acabó el circo. En la tarde del 17 de Enero, fue detenido  un tercer joven, Yago, que quedaría días después, también, en libertad con cargos.

Este suceso se une a la gran cantidad de detenciones arbitrarias y políticas que la clase obrera viene sufriendo en sus jornadas de lucha. Y no solo eso, sino que pone de manifiesto que, cuanto más aumenta el grado de resistencia popular y combatividad, más se le cae la careta al régimen heredero de la derrota de las fuerzas populares en 1939. 

Que lo de Alfon no es un caso aislado es palpable. Previamente a su detención han existido numerosos montajes policiales similares: Resaca Castellana, el caso del 35 en Asturies, acusación de asociación ilícita a RASH Malaka, intento de ilegalización de la Coordinadora Antifascista de Madrid, ilegalización sistemática de partidos políticos y organizaciones comunistas, abertzales y combativas... Y lejos de que el caso de Alfon se convierta en un punto y final, no podemos olvidarnos de los casos posteriores como el de Miguel e Isma, criminalización de los piquetes informativos, represión en las huelgas de astilleros, de la minería y estudiantiles, persecución de artistas revolucionarios...

Por todo esto entendemos que pedir la libertad y absolución para Alfon es pedir la libertad para todos nosotros. Es no ceder ni un milímetro en nuestras posiciones y seguir peleando por la libertad de todos los que han luchado y siguen luchando contra el fascismo, el capitalismo y la represión. Ante este nuevo juicio-farsa solo nos queda exigir la absolución para todos los imputados, e intentar llevar a cada barrio la solidaridad más sincera con todos ellos.

¡Libertad y absolución para Alfon!
¡Libertad y absolución para todos los detenidos el 14-N de 2012!
¡Libertad para todos los presos políticos antifascistas!
¡Contra el estado y su violencia... ahora y siempre resistencia!